“El problema de olores va a estar muy favorecido sin depuradora de aguas”: Entrevista con Antonio Iglesias, químico (2)

Imagen de "El problema de olores va a estar muy favorecido sin depuradora de aguas"

 

Continuamos con la entrevista al químico Antonio Iglesias, especialista en problemas medioambientales y contaminación odorífera.

En la primera parte hablamos de la contaminación odorífera en España y el marco legal que la regula. En ésta, de la situación concreta que provoca el matadero de Salinas y cómo afecta a los ciudadanos de Noáin, Beriáin y Salinas.

 

¿Cómo les va a afectar el matadero de Salinas a los ciudadanos de Noáin, Beriáin y Salinas?

Desde el punto de vista medioambiental, corren el riesgo de que les afecte mal, voy a explicar por qué. En cuanto al miedo o peligro de emisión de gases contaminantes desde el punto de vista odorífero, cuenten con ellos. Que cuenten en esos pueblos con los gases malolientes que se van a desprender y que va a ser una cuestión difícil de lidiar porque no hay una ley específica de olores.

Es un caso típico en el que si la hubiera, el vecino o la industria de Noáin, Beriáin o Salinas tendría una carta en su mano para formular una queja. Ahora no la hay y lo único que puede crearse es una serie de contrastes de pareceres y de “tu dices que huele y yo digo que no huele”, pues vamos a hacer una prueba. ¿Qué prueba hay? ¿A que conduce? Es uno de los puntos en los que puede intervenir con éxito el olfatómetro de campo.

Segundo punto que les va a afectar negativamente, las aguas residuales. Porque veo que en la Autorización Ambiental se prescinde de que haya una depuradora.

 

Efectivamente.

Y todas las industrias tienen, por pequeñas que sean, ya se trate del purificado de metales o fabricación de morcillas, una estación depuradora de aguas residuales. Serán modestas, serán elementales, pero están. Pues me parece muy extraño que no se haya contemplado en este caso. Bueno, el tercer aspecto son los residuos sólidos que se van a generar, que van a ser huesos; las pieles no, porque considero que se comercializarán. Pero suele ser un problema cuando hay residuos sólidos que no se han tratado adecuadamente (y es muy difícil tratarlos adecuadamente) por la presencia no solo de insectos y roedores sino de aves carroñeras, los buitres. Cerca de un aeropuerto los buitres son unos convidados de piedra nada recomendables.

 

¿Qué distancia se puede considerar segura para evitar contaminación odorífera?

Es una pregunta a la que tengo que responder con todas las precauciones y prudencia. Como dato orientativo, le puedo decir que una distancia de 1.400 – 1.500 metros es la que empresas constructoras que encargan depuradoras de aguas residuales ponen como condición de trabajo a los adjudicatarios de la depuradora. SI nos atenemos a este dato empírico, puede ser una distancia razonable. Pero lo digo con todas las precauciones del mundo.

 

También dependerá de las condiciones atmosféricas…

Si, depende de las condiciones atmosféricas y también de la orografía. Todo esto está contemplado en los paquetes de los  métodos de extrapolación de la norma UNE-EN -13725 de emisión a lo que luego se estima que va a haber, o se requiere, en inmisión. De ahí que los márgenes de incertidumbre sean tan elevados.

 

El matadero de Salinas va a procesar un mínimo de 50 toneladas de carne por día. Además de lo que es estrictamente mal olor, ¿qué otras consecuencias pueden tener?

Ello iría asociado sobre todo a los sólidos. Es decir, a los huesos. Eso es muy negativo, indudablemente. Bueno, la contaminación odorífera está siempre pensada en el hombre, no sabemos cómo  puede afectar a los animales ni si son objeto de ser contemplados.

 

¿Pero ese olor puede atraer otras especies?

La presencia de sólidos, si no se eliminan, sí que puede atraer a insectos, roedores, a especies carroñeras …. Estas tienen un olfato muy agudo y vuelan kilómetros para nutrirse.

 

Hay una preocupación por la posible instalación de una incineradora en el futuro por obligación de la legislación europea, ¿cómo afectaría?

Multiplicaría el problema. Sí, hay una legislación europea que las contempla. Pero por otro lado las están persiguiendo, a las incineradoras. O sea que hay también bastante contradicción en la implantación de sistemas, dado  que las propias estructuras que las preconizan, por otro lado, las prohíben. Es introducir otra variable cuando ya tenemos suficientes medios para eliminar los olores con los sistemas de lavado químico, lavado por adsorción mediante carbono activo, y también la biofiltración. Por eso le decía al principio, aunque luego no lo he desarrollado, que mi primer escrito fue que había unas técnicas de eliminación de olores muy avanzadas; también analíticas de determinación de olores, pero en cambio una legislación específica a nivel nacional inexistente.

 

¿Quién debe aplicar las medidas de eliminación de olores?

Es cuestión de presupuesto. Pero,  principio, deberán ser aplicadas por la entidad explotadora del matadero.

 

Con el matadero funcionando, ¿qué medidas se pueden tomar para los olores?

Lo indicaré Grosso modo, pues todo esto sin ver la instalación es complicado. Pero sería cuestión de seleccionar las áreas donde hay posibilidades de que se desprendan los olores y confinarlas por cubrimiento en el mínimo volumen posible. Y conectar a esas centrales de cubrimiento un sistema de torres de lavado químico, por ejemplo, o bien de carbón activo, o biofiltración. Todo depende del caudal que vamos a eliminar, porque a partir de 10.000 metros cúbicos/hora está contemplado que sea lavado químico; y por debajo de 10.000 metros cúbicos/hora, le hablo de la zona de confinación, pues entonces podemos ir al carbón activo.

 

Usted ha leído las autorizaciones ambientales integradas que hemos publicado en noalmatadero.com de los dos mataderos. ¿Qué le parecen?

Sí, lo he leído. En la autorización ambiental integrada, no sé si de modo muy vago, habla de que se pueden presentar malos olores. Este tipo  de vaga alusión es común a toda la legislación española, incluso en los modelos de Autorización Ambiental Integrada, y ya no le hablo de este matadero, le hablo en general. La palabra “olores” parece que es mentar al demonio, huyen de ella. Y cuando la utilizan no hablan para nada ni de las moléculas odoríferas  ni de qué sistemas hay de para determinar el olor. Así, todo lo relativo  a las técnicas analíticas químicas y las sensoriales de olfatometría, en general lo ignoran.

 

Supongo que no les interesa.

Y también, siendo un poco más benévolos, porque son especialidades que requieren mucha especialización y nadie quiere resbalar ni meter la pata. Sin depuradora de aguas, va a estar muy favorecido el problema de olores. Máxime teniendo en cuenta que el sistema tan poco riguroso que propone la Autorización Ambiental Antegrada, consiste en hacer un desbaste en una sola etapa. Un desbaste es rascar los sólidos en suspensión ¿y dónde van a ir esos sólidos en suspensión? Como no se especifica nada al respecto, me temo que pueden  ir al desagüe común.

Continuará…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *